Quality made in Germany

Mucha gente nos ridiculiza a los alemanes por ser tan meticulosos y detallistas... ¡pero millones de profesionales de la medicina nos adoran justo por eso!

Vivimos y respiramos calidad. En todo lo que hacemos, en todos y cada uno de los productos que fabricamos. En cada lente que pulimos. En cada tornillo que apretamos. En cada fibra óptica que agrupamos. La calidad es el faro que nos guía en nuestro trabajo diario.

La durabilidad de nuestros instrumentos es ya legendaria. Cada instrumento es el resultado de décadas de desarrollo de producto, de mejoras continuas y de una producción y un control de calidad al 100 % en nuestras propias instalaciones. Nos aseguramos minuciosamente de que nuestras altas expectativas de calidad se cumplan sin concesiones.

De esta forma también garantizamos que nuestros productos de gama alta respondan a lo que promete nuestro eslogan: que ofrecen «el diagnóstico más preciso y fiable lo más pronto posible».

Ni más, ni menos. 

Piense global. Produzca local.

Todos los instrumentos HEINE (otoscopios, laringoscopios, lupas, lámparas, oftalmoscopios, dermatoscopios, esfigmomanómetros y muchos más) están completamente fabricados en Alemania, en nuestras instalaciones situadas en la ciudad de Gilching, al sur de Múnich, y así es como seguirá siendo en el futuro. Seguiremos esforzándonos por mantener nuestra fabricación local.

Casi el 90 % de los materiales que empleamos proceden de Alemania. Más concretamente, el 80 % de ellos viene de las regiones de Baviera y de Baden-Württemberg. Incluso desarrollamos y fabricamos in situ los sistemas electrónicos de control para nuestras baterías de iones de litio y LEDHQ.

Esto nos supone una apreciada ventaja adicional: el ahorro de los costes de transporte y la reducción de emisiones nocivas emitidas al medioambiente.

Producción propia

Preferimos depender de nosotros mismos.

Uno de los pilares fundamentales de nuestra filosofía empresarial es nuestro gran nivel de producción propia. Desde la idea hasta el producto final, todos los pasos de trabajo relevantes se llevan a cabo in situ, esto es, directamente en las instalaciones de HEINE.

Por ejemplo, todos los productos sanitarios se desarrollan y perfeccionan en nuestro propio departamento de Investigación y Desarrollo.

A continuación, en el departamento de Herramientas y Fabricación de Moldes diseñamos y fabricamos tanto moldes de inyección como las herramientas necesarias para el proceso de fabricación.

En el área de Producción de Plásticos fabricamos las piezas de las carcasas y los espéculos de nuestros otoscopios, y en nuestra planta de galvanoplastia revestimos y refinamos muchos componentes metálicos.

El siguiente paso es la Producción Óptica.

Cuando se trata de calidad, nos gusta hilar muy fino.

En el caso de nuestras lentes, por ejemplo, estas se fabrican en nuestro propio departamento de Producción Óptica, que combina la habilidad alemana con maquinaria CNC de tecnología punta. Muchas de las lentes se fabrican con una precisión de +/- 0,0001 mm, un tamaño 20 veces menor que el diámetro de un cabello humano.

Por su parte, solo en el departamento de Óptica se fabrican cada mes más de 26 000 lentes, espejos y otros componentes ópticos. De ahí que nuestro nombre, HEINE Optotechnik, no sea ninguna coincidencia.

La mano humana, la mejor herramienta del mundo.

Una vez que hemos fabricado nosotros mismos los principales elementos de nuestros productos llega el momento de montarlos. Y a este respecto, seguimos siendo una auténtica empresa manufacturera en muchas áreas. El montaje incluye una gran cantidad de trabajo manual muy complejo que requiere muchas horas de formación y mucha experiencia. Contamos con algunos empleados que, tras años de práctica, pueden meter en una espátula los haces de fibra óptica, que cuentan con más de 6000 fibras individuales, sin romper ni una sola. Después, comprobamos cada espátula y nos aseguramos de que el proceso se haya llevado a cabo con éxito. Solo para mayor seguridad. Aunque, probablemente, tampoco habría esperado menos de nosotros.

 

Una inspección está bien. 74 están aún mejor.

La calidad del proceso de fabricación de un producto sanitario es lo que garantiza que las referencias de precisión definidas no se repliquen solo una o dos veces, sino que puedan hacerlo miles de ellas.

Una mirada más de cerca al proceso de fabricación del oftalmoscopio directo BETA 200S, por ejemplo, revela no menos de 74 inspecciones distintas de garantía de calidad durante el proceso. Hay quien puede decir que es excesivo. Para nosotros no es más que la calidad HEINE.

Innovación & Durabilidad

Nos encanta la innovación. En especial, cuando demuestra ser beneficiosa para nuestros usuarios.

En palabras de Oliver Heine:

«Para nosotros, lo importante no consiste necesariamente en ser los primeros en presentar un nuevo desarrollo, sino en ser los primeros que implementen de forma óptima nuevas tecnologías para el diagnóstico y sus aplicaciones. Por supuesto, con frecuencia evaluamos muchas nuevas tecnologías en fases muy tempranas de su desarrollo, pero solo las empleamos en nuestros instrumentos cuando aportan ventajas sostenibles al usuario. Para nosotros, innovación significa usar nuevas tecnologías de tal forma que ofrezcan un valor adicional tanto para el personal médico como para las aplicaciones. No hacemos concesiones».

Nuestros instrumentos duran tanto como cabría esperar. Solo que duran aún más.

Ofrecemos el mismo rendimiento que el primer día incluso tras muchos años de uso diario. Esta no es la excepción con nuestros instrumentos, sino la regla. La ya legendaria durabilidad cuenta con tres ventajas especialmente apreciadas para nuestros usuarios.

Fiabilidad

En primer lugar, tenemos la fiabilidad. Cualquier persona que utilice un instrumento HEINE puede estar segura de que este le ofrecerá el rendimiento esperado. Siempre, una y otra vez.

Asequibilidad

Un instrumento que dura mucho tiempo es un instrumento asequible. Podría pensar que esa es una promesa muy común. De acuerdo. Solo que HEINE va más allá y ofrece una garantía de 5 años superior a la media en todos los instrumentos. Incluso ofrecemos otra de 10 años para nuestras espátulas de laringoscopio Classic+ F.O. reutilizables. Los instrumentos HEINE se amortizan. Garantizado.

Sostenibilidad

Un instrumento especialmente duradero es un instrumento especialmente sostenible, dado que la huella ecológica es mayor durante la producción. 

Por motivos ecológicos, nos gustaría señalar una vez más la superioridad de nuestras espátulas de laringoscopio reutilizables y la cuestión de la «reusabilidad» frente al «uso único». Lea más aquí.

Pero aún hay más buenas noticias por parte de HEINE: el nuevo edificio de la empresa en Gilching se ha construido de acuerdo con los requisitos más actuales de la Ordenanza de Ahorro de Energía de Alemania (EnEV). En algunos casos, el edificio incluso sobrepasa las condiciones exigidas. Lea más al respecto en el siguiente párrafo.

Responsabilidad ecológica

Sostenibilidad desde el principio.

HEINE ha ido un paso por delante desde que se mudó a su nuevo edificio en Gilching, al sur de Múnich, en junio de 2020.

Uno de sus principales objetivos fue el de evitar el uso de combustibles fósiles en el nuevo emplazamiento, así como reducir el consumo de electricidad en un 70 %. Este es el motivo por el que, por ejemplo, el edificio completo se refrigera en verano mediante una bomba térmica que toma como fuente las aguas subterráneas y se calienta en invierno recuperando energía del calor residual generado por nuestras propias máquinas. Casi la mitad del recinto está cubierto con zonas verdes, al igual que el tejado.

Por tanto, aunque el edificio se vea con un nítido color blanco, en realidad no puede ser más verde.

Vivimos para la calidad En ocasiones, por desgracia, el fin de semana se interpone en nuestros planes.

Vivimos y amamos la calidad. Cuando realmente se ama lo que se hace, el resultado siempre es de primera categoría. Ese es el motivo por el que estamos continuamente puliendo y mejorando la calidad de nuestros instrumentos, todos y cada uno de los días. Y, de pronto, ya es viernes y estamos deseando que llegue el lunes. Así podemos seguir haciendo lo que nos gusta y pensando en mejorar la calidad.

En palabras de Oliver Heine, representante de la tercera generación que dirige esta empresa familiar:

«Nuestro objetivo es el de desarrollar algo que añada un valor adicional al diagnóstico. El personal médico debe decir: el instrumento HEINE tiene que ofrecer más. Todo ello define nuestra estrategia de desarrollo. Por nuestras venas corre la fuerte ambición de crear siempre lo mejor. Los empleados de HEINE viven esta filosofía: debe ser un instrumento de calidad».

Llevamos más de 75 años haciendo eso. Y eso es exactamente lo que planeamos seguir haciendo en el futuro.

 

Como empresa familiar independiente, hacemos frente a nuestras responsabilidades sociales, ecológicas y económicas. Lea más en nuestro informe CSR.

Una pregunta rápida. Gran ayuda.

Nos gustaría adaptar nuestro sitio web aún mejor a nuestros visitantes. 
Por favor, indique su campo de actividad:

La información proporcionada se tratará de forma confidencial y de acuerdo con la política de privacidad.